Setter ingles

Historia: La raza Setter Inglés fue desarrollada en Francia hacia el 1500, con cruces de perros de muestra con la misma calificación que los Espagneuls (seguramente el Braco español). Pero puede decirse que el padre de esta raza fue el criador Sir Lawerack quien, en 1825, definió el estándar hasta el extremo de que a veces se conoce a esta raza como “Setter Laverak”. Poco después Mr. L. Llewellin afinó las formas haciéndolo más elegante.

Se hace referencia al él como «el caballero entre los caballeros», no sólo porque es amistoso, tranquilo y de buen talante, sino porque también es hermoso. Aunque puede trabajar en el campo, muchos son tenidos simplemente como perros de exposición o como mascotas, así que existen distintas razones por las que la gente escoge a esta encantadora raza, que es atractiva tanto psíquica como físicamente.

De todas formas, es importante darse cuenta de que  reclama compañía de algún tipo y que no le gusta que le dejen solo. La compañía puede ser humana o canina, pero este detalle debe tenerse muy presente. En pocas palabras, es un verdadero caballero y un amigo muy fiel.

Comportamiento: Este amistoso y bondadoso compañero es activo y eufórico cuando está fuera de casa, pero suele calmarse rápidamente en la comodidad del hogar, con ganas de acomodarse en los sofás y sillones a no ser que lo adiestremos desde una edad temprana para que no lo haga. Es un perro muy familiar que disfruta estando en casa con las personas. Fue criado para trabajar con su amo en el campo durante el día y para dormir a sus pies por la noche.
No es, particularmente, un «perro de una sola persona», sino que adora las visitas y es especialmente feliz con los niños, siempre dispuesto a unirse al juego.

Caracteristicas Físicas: Realmente, la esencia de esta raza se encuentra en su cabeza y en su expresión general tierna, amable y sin signos de debilidad. Su hocico, bastante cuadrado, tiene una profundidad moderada, aunque sus labios no deben ser caídos. El cráneo es ovalado de oreja a oreja, dando así suficiente espacio para el cerebro, y el occipital está bien definido.

  • Altura a la cruz: de 65 a 68 cm para los machos
  • Peso: unos 20 kg.
  • Capa: negra y blanca, limón y blanca, tricolor, marrón y blanca
  • Promedio de vida: de doce a catorce años
  • Relación con los niños: muy buena
  • Relación con otros perros: muy buena
  • Necesidades del espacio: le hace falta un jardín
  • Alimentación del Setter Inglés: unos 400 g. diarios de alimento completo seco
  • Arreglo: solamente cepillados

La capa del Setter Inglés es uno de los muchos atributos de esta raza y, ciertamente, contribuye a que su atractivo sea mayor. Desde la nuca, a la misma altura que las orejas, es ligeramente ondulada, pero no rizada. Es larga y sedosa y tiene unos buenos flecos en las patas anteriores y posteriores que llegan casi hasta los pies

.Aunque el estándar de la raza exige unas orejas de implantación baja y de una longitud moderada, éstas varían de un perro a otro. Como indicación general de la longitud adecuada, cuando las estiramos sobre los ojos, deberían llegar al punto situado entre ambos ojos (el stop).

El Setter Inglés debe tener un cierre en tijeras regular y completo. Esto quiere decir que los incisivos superiores quedan justo por delante de los inferiores y en estrecho contacto con ellos cuando la boca está cerrada.

Salud:

  • Problemas de las orejas y oídos

Algunos ejemplares de la raza tienden a sufrir problemas de orejas y oídos, aunque estos problemas también pueden estar relacionados con las alergias cutáneas.
Una sustancia cérea y marrón oscura en el oído indicará la existencia de ácaros del oído o un problema similar, especialmente si desprende mal olor. Este problema puede provocar un gran dolor al perro, sobre todo si no se trata con prontitud. El perro se rascará las orejas, lo que nos indicará que hay una irritación, y en los casos graves inclinará la cabeza hacia el lado que le duele. La inspección regular de las orejas y los oídos permitirá al propietario detectar cualquier síntoma temprano de infección; además, deberíamos limpiar las orejas y la parte externa de los oídos regularmente.

  • Sordera

Aunque el porcentaje de Setter Ingleses que padecen sordera parece ser bajo, aparece algún caso esporádico. Existe la posibilidad de que en esta raza la sordera sea hereditaria, aunque todavía no se ha confirmado nada.
No siempre están afectados ambos oídos, y en tal caso, aunque la capacidad auditiva esté limitada, el perro puede vivir una vida normal, sana y activa. Cuando ambos oídos están afectados estamos ante un problema diferente, ya que el perro no podrá oír las órdenes ni las señales de peligro.

  • Dilatación gástrica

La «hinchazón» o dilatación gástrica puede dar como resultado una torsión de estómago, con lo que la entrada y la salida del estómago quedan obstruidas impidiendo la salida de gases hacia el esófago o el duodeno. La «hinchazón» suele ser consecuencia de la alimentación tras un ejercicio agotador o puede ser provocada por el excesivo consumo de comida, especialmente en los perros jóvenes. Es imprescindible un tratamiento veterinario inmediato, ya que el perro puede morir en poco tiempo.
El primer síntoma notorio es que el abdomen se endurece y aparece hinchado, puede haber dificultades respiratorias y el perro puede mostrar signos evidentes de dolor. La intervención veterinaria permitirá la salida del gas, pero también es necesario un tratamiento contra el shock.

  • Displasia de cadera y codo

La displasia de cadera (DC) afecta a muchas razas caninas distintas cuando la cabeza del fémur no encaja perfectamente en la fosa acetabular de la pelvis. Esto puede provocar una presión continua sobre la articulación, lo que resulta en la formación de depósitos de calcio. También puede aparecer una artritis.

La displasia de codo es una anomalía hereditaria que afecta a esta articulación y que provoca cojera en las extremidades anteriores. Se sabe que algunos Setter Ingleses la han desarrollado. Se diagnostica mediante rayos X.

  • Problemas cutáneos

Los Setter Ingleses tienen una piel sensible y son, desgraciadamente, propensos a padecer alergias cutáneas. Aunque pueden deberse a algún factor hereditario implicado, la nutrición y el entorno desempeñan un papel importante. Un estudio ha mostrado que no existe relación entre las alergias cutáneas y el sexo del animal o su color. De todas formas, parece que son especialmente propensos a los ácaros del polvo y a la caspa humana (que consiste en piel muerta). Asimismo se sabe que el polen, las picaduras de pulgas y los hongos también afectan a algunos ejemplares.

El grado de afectación de los perros puede variar considerablemente, desde un ligero enrojecimiento de la piel hasta unas llagas permanentemente abiertas, a lo que se suma la pérdida de pelo. Parece que, frecuentemente, la alergia se hace más evidente en primavera y verano. El tratamiento de las alergias cutáneas siempre es difícil, pero es bueno acudir al veterinario para que le aconseje qué remedios pueden ser más adecuados.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: