Salvó a su familia en un incendio, y años después, lo abandonaron en una perrera

Que tristeza. Los humanos acabaremos siendo la parte prescindible de la tierra. Destrozamos todo lo que tocamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: