Retrasos en la cicatrización. Heridas agudas y crónicas

Condiciones Ortopédicas

Osteomielitis y secuestros: La osteomielitis crónica puede presentarse como un seno que drena, celulitis recurrente o un absceso. Puede haber destrucción progresiva y proliferación de hueso o secuestro. Esto puede producirse por debajo de una herida que no cicatriza.

Las fuentes de infeción son hematológicas o postraumáticas. Una fuente común de infección es la contaminación de la zona quirúrgica durante la reducción de una fractura abierta. La osteomielitis crónica es un trastorno problemático que puede aparecer radiográficamente como una lisis de la cavidad medular o la formación de secuestro, con esclerosis y lisis salpicada a lo largo del hueso.

 

Hueso expuesto: Se encuentra con frecuencia en heridas del miembro distal en las que se pierde la piel e inhibe la contracción de la herida y la epitelización. Cuando se permite la cicatrización por segunda intención, se necesita un lecho de granulación para que ésta progrese. Este lecho también es necesario para los injertos de piel. En el proceso de cicatrización, el tejido blando vascular produce el tejido de granulación en la periferia de la herida y gradualmente avanza sobre el hueso.

Movimiento y presión

Heridas sobre las articulaciones: Son un desafío porque están sujetas a tensión, comprensión o fuerzas de corte cuando la flexión de la articulación separa los bordes. El resultado deseado es que ésta cicatrice por los dos lados al mismo tiempo. Es necesario un cierre meticuloso, escayolar o entablillar para prevenir la flexión y tener una adecuada cicatrización.

Heridas de las almohadillas : Las almohadillas absorben los impactos y los dispersan cuando se aplica peso sobre ellas. En presencia de una herida abierta, los márgenes se separan, impidiendo la cicatrización. si hay suturas en la almohadilla, la dispersión sobre ésta hace que las suturas se desagarren a través de los tejidos. Por lo tanto es necesario liberar presión para conseguir una cicatrización adecuada, especialmente en perros grandes.

 

Aparte de la completa ausencia de peso utilizando un vendaje de Velpeau (miembro anterior) o un cabestrillo Robinson (miembro pélvico), se ha visto que una muleta localicada en forma de tablilla puede dar la mejor liberación de presion.

04 TRINI

Heridas axilares e inguinales: Las heridas en las áreas axilares e inguinales pueden ser consecuencia del atrapamiento del miembro anterior en un collar, un trauma vehicular, quemaduras, neoplasia e infecciones. Un factor primario en la cicatrización dispar de dichas heridas es el movimiento de corte entre dos heridas de superficie cuando el animal deambula. Si tales heridas han estado presentes durante un periodo largo, es posible que haya una infección con un organismo atípico. Está indicado obtener una biopsia para cultivo y antibiograma.

Las técnicas para cerrar estas heridas incluyen un cierre meticuloso y utilización de colgajos de piel, colgajos de pedículo omental, piel axial o combinaciones.

La inmovilización en este caso es más díficil en gatos que en perros. Una caja de cartón es efectiva. Una lo bastante grande para acomodar al gato con un agujero para acceder a ella, y se coloca boca abajo en la caseta del gato. Éste entra en su caseta y adopta una posición de decúbito esternal con los miembros flexionados dentro, inmovilizando por tanto las áreas axilares e inguinales para aumentar la cicatrización.

Tractos sinusales: Pueden considerarse úlceras tubulares que están alineadas con un tejido de granulación de poca calidad, grueso y fibrótico. La abertura está rodeada de piel gruesa, fibrótica, enelástica, con márgenes epidérmicos hiperplásicos. No es infrecuente tener infecciones bacterianas o fúngicas con dolor, inflamación y descarga de serosa a purulenta. Los tractos sinusales están asociados a cuerpos extraños, incluyendo remanentes de sutura, hebras de gasas de algodón, fragmentos de madera, espigas, paja, partes de la boca de insectos o incluso dientes rotos de un atacante.

Los tractos crónicos, drenantes, no cicatrizantes pueden estar asociados a implantes quirurgicos y secuestros óseos. Se dan en diversas localizaciones del cuerpo en función del punto de entrada y de su patrón migratorio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: