Jack Russell Terrier

El Jack Russell terrier es una raza canina originaria del Reino Unido. Debe su existencia al inglés John (Jack) Russell, un reverendo aficionado a la caza. A principios del siglo XIX, Russell compró una Terrier de tipo Fox casi completamente blanca para utilizarla en la caza de zorros, liebres y tejones. Russell consagró su reputación como cazador de zorros y como criador de unos Fox Terrier que no pesaban más de 7 kg en temporada de caza.

Morfología: Es un perro de  cuerpo pequeño y cuello fuerte. Sus ojos son pequeños, almendrados y oscuros, de expresión viva. Tiene las orejas pequeñas en forma de V caídas o semicaidas hacia delante y gran movilidad en ellas. Sus extremidades son fuertes y musculadas. La cola es fuerte y recta en movimiento.

Su estatura varia de 25 a 30 cm y su peso de 5 a 6 kg.  Su promedio de vida es de 12 a 14 años.

El pelo puede ser corto, quebradizo o duro y resistente al agua. En cuanto a los colores hay diferentes variedades: totalmente blanco o con marcas leonadas, limón o negras y en la cabeza y en la raíz de la cola.

Comportamiento: Son perros sumamente activos, inquisitivos y vivaces por lo que requieren de espacios abiertos donde ejercitarse para, así, poder dar rienda suelta a su inagotable energía e interminable curiosidad. Necesitan un entrenamiento constante, consistente y paciente que les permita estimular su aguda inteligencia. No son perros recomendables para personas sedentarias, dueños primerizos o familias con niños muy pequeños.

Se les puede adiestrar para gran cantidad de actividades, especialmente si se utiliza su natural tendencia para salto, rastro, persecución de presa y cavado profundo: son excelentes cazadores de roedores y alimañas. También se les ha utilizado exitosamente como actores; hecho que les ha valido conquistar la simpatía popular debido a que son perros poseedores de un carisma difícil de igualar.

Al ser un perro de trabajo y cacería, presentará tendencia natural a ladrar para indicar la ubicación de su presa, también cavará con tesón a la par que utilizará sus mandíbulas arrancando pedazos de hierba y tierra para, así, poder abrir un agujero que le permita introducirse bajo tierra donde se encuentra su objetivo, que podría ir desde un hueso enterrado por otro perro hasta acorralar directamente a una zorra en su madriguera. Disfrutan de los juegos al aire libre sobre todo si implican perseguir algo o alguien.

El ladrar y cavar son algunas de las cualidades más apreciadas en este terrier, aunque, irónicamente, pueden volverse un serio problema en manos de dueños inexpertos o con poca información acerca de su naturaleza. De ahí el énfasis de ejercitarlo y entrenarlo diariamente, de lo contrario comenzará a exhibir comportamientos molestos tales como: ladrar de manera excesiva, intentar escapar del jardín, cavar profundos hoyos en lugares indeseables, destruir plantas, hiperactividad, agresividad…

Salud: En general es un perro saludable, alegre y exuberante, pero al ser una raza que desciende del Fox Terrier tiene predisposición a padecer Ataxia y Mielopatía de terrier (Ataxia hereditaria) en el sistema locomotor. Esta rara enfermedad hereditaria se desarrolla en los primeros meses de vida y se asocia con trastornos del movimiento y el aumento de la sordera.

También puede presentar enfermedades en el ojo como luxación del cristalino.

Para reducir estos riesgos al mínimo, los criadores responsables deberán realizar cruzas sólo entre ejemplares cuyo historial genealógico sea conocido y rigurosamente certificado. Los machos y hembras destinados para la reproducción deberán ser médicamente revisados y declarados libres de estos padecimientos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: