Intoleracias alimentarias

Diferencia entre Alergia e Intolerancia

Intolerancia y alergia se presentan por causas diferente. Mientras que la alergia, dependiendo de la violencia con que se presente, se manifiesta con inflamaciones, picor o problemas en la piel y pelaje del animal, la intolerancia se presentará con vómitos, gases o diarrea al menor contacto con el alimento.

Las alergias están desencadenadas por una predisposición que desarrolla el organismo hacia los alérgenos que está presentes en los alimentos. En general cada parte del alimento es un alérgeno potencial.

La intolerancia se presenta  como una reacción rápida y violenta ante la incapacidad del cuerpo de poder digerir determinado tipo de alimento. El cuerpo repelerá estos alimentos y el estado de ánimo del animal se verá afectado, pues este se mostrará irritable e hiperactivo. Se puede observar una pérdida de peso si el consumo del alimento al que presenta intolerancia es constante.

Cuáles son las causas de las intolerancias?

Una de las causas más comunes de las intolerancias es el síndrome del intestino permeable. Lo que sucede en este caso es que los micro-agujeros que existen normalmente en el intestino, a través de los cuales se absorben las moléculas de nutrientes ya digeridas, se hacen más grandes. ¿Y por qué sucede esto? Por ejemplo, a consecuencia de una infección bacteriana o vírica, como consecuencia de mucho tiempo comiendo una comida inadecuada que no se digiere de forma correcta (como, por ejemplo, el pienso) y que genera una inflamación crónica de la mucosa intestinal, a consecuencia de la ingestión de sustancias extrañas con un alto potencial alergénico de forma continuada (como por ejemplo aditivos, conservantes, saborizantes, cereales, carbohidratos).

¿Y qué pasa cuándo estos micro-agujeros se hacen más grandes? Que moléculas más grandes de lo normal o sin digerir o incluso microorganismos de la flora bacteriana pasan a través de ellos y llegan al torrente sanguíneo. Y como estas moléculas son mucho más grandes de lo que deberían y no han sido digeridas, el sistema inmune del organismo las reconoce como “agentes extraños” que deben ser eliminados. Es entonces cuando se monta una respuesta inmune y se fabrican anticuerpos que “atacan” a estas moléculas. Es por eso que entonces decimos que nuestra mascota es intolerante a ciertos alimentos.

Síntomas de intolerancia alimentaria.

  • Vómitos
  • Sobrepeso
  • Diarrea
  • Inflamación de las articulaciones
  • Alteraciones en la piel

Alimentos más comunes que pueden causar intolerancia

Algunos alimentos que pueden causar intolerancia:

  • Leche y todos sus derivados. Sus derivados son queso, yogures, nata y cualquier otra cosa que lleve leche.
  • Sal. Los alimentos preparados para perros tienen un nivel muy controlado de sucedáneos de la sal, ya que la sal en sí es expulsada mediante diarreas y vómitos por el organismo del perro, mostrando así su intolerancia a esta.
  • Masas fermentadas. Cualquier tipo de producto que contenga levadura puede causar intolerancia en tu perro, por lo que debes evitar darle alimentos tales como pan.

Diagnóstico

Un análisis de sangre  detectará inmunoglobulinas o determinados anticuerpos. No obstante, esta prueba a través de la sangre del perro no resulta del todo fiable y hay que complementarla con otros exámenes.

Lo más habitual es utilizar la prueba del eliminación alimentaria, que consiste en ofrecer al perro una dieta hipoalergénica durante ocho semanas.

Para eliminar los alimentos que producen la intolerancia en el perro se usan piensos hipoalergénicos, que se fabrican con proteínas hidrolizadas o divididas en cantidades más pequeñas de lo habitual, para evitar reacciones adversas en el aparato digestivo del animal. Una vez que han transcurrido los dos meses de dieta, se introducen de manera paulatina, y de uno en uno, el resto de alimentos para elaborar una hoja de ruta con los alimentos que provocan la patología y llevar a cabo el diagnóstico.

Una vez que hemos identificado los alimentos “problema”, podremos diseñar una dieta equilibrada junto con nuestro  nutricionista que nos permita entonces atacar el problema principal y sanar la mucosa intestinal para eliminar posteriormente estas intolerancias. Porque las intolerancias, a diferencia de las alergias, no tienen por qué mantenerse durante toda la vida del animal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: