Basset Griffon Vendeen

 

La raza Basset Griffon Vendeen se remonta al siglo XVI. Son originarios de Vendeen, región rural del oeste de Francia. Los Vendéens son descendientes directos del Southern Hound y los perros de pelaje áspero de Italia. Existen dos variedades Griffon Vendeen, Petit y Grand. Los dos originalmente nacían en las mismas camadas y no fue hasta el 1970 que el cruce de estas dos variedades fue prohibido. En la década de 1950 se separaron como variedades independientes.

– Características: Es una raza de pecho profundo y patas cortas, con un pelaje áspero, duro y espeso. Bien proporcionado debe ser 50% más largo que alto.

Son perros con excelente olfato, por lo que se siguen utilizando hoy en día por sus habilidades en la caza. El Grand es utilizado para la caza de animales como el jabalí y el Petit se utiliza para la caza menor de animales como el conejo.

Altura 45 cm, peso medio 18 kg. Su vida media ronda 10 – 15 años.

Comportamiento: Activo, obstinado e independiente, necesita un dueño paciente y tolerante. Son alegres, amables,  buenos con niños y otros perros, sería el más adecuado para la vida del campo. Por su olfato agudo requiere un jardín bien cercado pues intentará seguir cualquier olor fuerte que detecte. Anhelan la atención humana por lo que no sería adecuado que los dejen solos por largos períodos de tiempo.

El adiestramiento tiene que ser consistente, ya que no son obedientes por naturaleza, lo mejor es que sepan quién es el jefe desde el principio, de lo contrario, tratarán de ser el líder dominante.

Son perros enérgicos y requieren largos paseos a diario para sentirse felices. Se deben llevar con correa debido a sus instintos naturales de caza.

 

Salud: Desprenden poco pelo, por lo que no se requiere limpieza constante para quitar la suciedad. El pelo alrededor y  en la parte inferior de la boca si se debe limpiar con regularidad y puede que necesite recortarlo.

Epilepsia: Es un trastorno convulsivo que puede aparecer en esta raza. Las convulsiones varían entre una mirada lejana o contracciones en una parte de la cara o que la mascota caiga de lado, ladrando, rechinando los dientes, orinando, defecando y moviendo sus miembros. Las convulsiones suelen aparecer repentinamente y terminan de igual forma, y pueden durar desde segundos a minutos. El trastorno no tiene causa conocida, sin embargo, es importante el examen de un veterinario para determinar la salud general de la mascota y asegurarse de que no hay ninguna enfermedad subyacente que pueda ser la causa de las convulsiones. El tratamiento puede incluir medicamentos anticonvulsivos.

Displasia de Cadera: Resulta en un mal ajuste entre la cabeza del hueso del fémur y el acetábulo de la cadera. Esta condición puede ser aliviada mediante cirugía, aunque con consecuencias para perros y dueños. Los perros con displasia suelen producir cachorros con igual padecimiento.

Luxación de Rótula: Deslizamiento en las articulaciones de la rodilla es un problema común en las razas pequeñas. En esta condición, la rótula se desliza fuera de su ranura y se mueve contra el hueso del muslo (fémur) en lugar de hacerlo en su ranura natural. Aunque es una condición hereditaria, las razas pequeñas y activas tienden a desarrollarlo producto de sus actividades naturales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: