Estornudo Inverso

El estornudo inverso es una afección respiratoria muy común en los perros, en especial entre las razas más pequeñas y que rara vez se presenta en los gatos.

En un estornudo normal el aire es expulsado por la nariz, sin embargo en un estornudo inverso, el aire es impulsado (hacia adentro) de forma brusca y ruidosa por la nariz. El sonido que acompaña a este estornudo es repentino y hace que muchos propietarios piensen que su perro tiene un ataque de asma o que se está ahogando.

Así como los estornudos son parte de nuestra vida, para algunos perros el estornudo inverso se presenta también como un episodio frecuente y normal en sus vidas.

Un perro con estornudo inverso por lo general se queda quieto con los codos separados, la cabeza extendida, los ojos saltones y emitiendo un fuerte resoplido.

 

FISIOPATOLOGÍA

En el estornudo inverso actúan como receptores terminaciones mielínicas del nervio trigémino intra y subepiteliales. La distribución de estas terminaciones nerviosas influye en el umbral de respuesta de las distintas áreas, con el sitio más sensible situado en la nasofaringe lateral.

Existe una superposición significativa con otros reflejos de vías respiratorias superiores, como el olfateo y el jadeo. La participación del centro del jadeo ha sido demostrada, lo que implica una vía refleja común.

Una fuerte contracción de los músculos inspiratorios junto a una aducción de los cartílagos laríngeos genera una gran presión negativa pleural y traqueal. Esa fuerte presión negativa y la posterior apertura repentina de la glotis producen un flujo de aire inspiratorio rápido.

Esta inhalación rápida tiende a romper las partículas irritantes y la mucosidad acumulada provocando la aspiración y el paso de la nasofaringe a la orofaringe de dichas sustancias. Esto genera un apoyo efectivo a la depuración mucociliar y permite su posterior eliminación por la ingestión o la tos.

CAUSAS

Tanto la secreción nasal como los estornudos o el estornudo inverso son signos clínicos de enfermedad nasal o nasofaríngea, por lo tanto, el diagnóstico diferencial debe ir orientado a problemas nasales o de nasofaringe. El estornudo inverso, concretamente orienta hacia un problema en la nasofaringe

Los estornudos inversos pueden estar causados por varios tipos de sustancias irritantes e incluso algunas alergias. El polvo, el polen, los ácaros, los productos químicos y productos de limpieza del hogar, perfumes, virus o inflamación nasal son otras de sus posibles causas.

Entre los desencadenantes del estornudo inverso está: comer o beber rápidamente, tirar de la correa o la excitación. Es posible que la sinusitis y otras afecciones respiratorias puedan causar los episodios.

Este síntoma es más común en los perros pequeños, a pesar de cualquier raza puede experimentarlo. Los braquicéfalos como el Bulldog, el Bóxer, el Pug, el Boston Terrier o el Shih Tzu son más propensos a presentarlo. Se sospecha que puede estar involucrado un factor genético en estas razas.

Los gatos son menos propensos a presentar estornudo inverso. En la mayor parte de los casos los gatos que realizan algo similar a un estornudo inverso son gatos asmáticos que deben ser diagnosticados y tratados sin demora.

Tratamiento

El estornudo inverso rara vez requiere un tratamiento ya que en cuanto se detiene el estornudo, la situación queda resuelta.

Se puede intentar detener el espasmo masajeándole la garganta.

Otro recurso consiste en tratar de taparle brevemente la nariz, de forma que lo obligamos a tragar, disminuyendo la irritación de la garganta y parando el estornudo.

Si el episodio no termina rápidamente se puede intentar meter la mano en su boca y presionarle la lengua. Esto hará que abra más la boca, ayudando a que el aire fluya por su nariz de forma eficaz.

 

Cuándo acudir al veterinario

Si los estornudos inversos de tu mascota se convierten en un problema crónico o los episodios son cada vez más frecuentes o de mayor duración, es recomendable que tengas una cita con tu veterinario para poder descartar un posible cuerpo extraño en las vías respiratorias, pólipos o tumores nasales, tos de las perreras, colapso traqueal o una infección respiratoria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: