Desinfección del Animal. Protocolos prequirurgicos.

Antes de preparar al paciente debemos seguir unas comprobaciones.

Δ Verificar la identidad del paciente y el procedimiento quirurgico que se va a realizar.

Δ Confirmar que han sido realizadas correctamente todas las instrucciones relativas al ayuno y prequirúrgicas.

Δ Obtener los resultados de los reconocimientos clínicos, de laboratorio y radiólogicos previos a la intervencion

Δ Examinar la historia clínica del paciente y el registro sanitario permanente para determinar si alguna alteracion ya existente puede influir sobre la intervención y verificar si el registro de vacunaciones esta actualizado

Δ Informar sobre alteraciones o comportamientos existentes que puedan interferir sobre la cirugía o influir  de forma adversa sobre el factor de riesgo quirúrgico del paciente.

Δ Confirmar datos de localización del propietario.

Antes del procedimiento quirúrgico  el animal debe verse sometido a un  reconocimiento físico y valoración por el veterinario. Una vez finalizado se procede a la administración  de los fármacos preanestésicos.

Todos los animales deben entrar en quirófano sondados y con un sistema de recogida de orina siempre que sea posible.

El rasurado de la zona quirúrgica se realiza con una peladora eléctrica de peines intercambiables con cuchilla. Rasuramos 2-3 veces la amplitud  de la incision en todas las direcciones. En el caso de extremidades se rasurará toda la extremidad independientemente de donde este la lesión. El pie o la mano pueden vendarse con venda cohesiva de color distinto al blanco. A continuación se lava la zona con una solución acuosa de Clorhexidina jabonosa en la sala de preparación. Después se elimina por completo la espuma y restos de jabón desde el centro a la periferia sin pasar dos veces por el mismo sitio con la misma gasa y evitando diseminar la espuma y restos limpiados por la zona quirurgica.

Acto seguido se procede a un lavado-desinfección con una solución antiséptica de clorhexidina al 0.5%, distribuyendo el producto desde el centro de la zona rasurada hacia la periferia, incluyendo la zona de piel sin rasurar que hemos lavado; una vez tocada esta zona, esa gasa no puede volver a entrar en la zona depilada.

El último paso de la desinfección se llevará a cabo en el quirófano. Se utiliza una solución al 50% en alcohol de povidona iodada.

   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: