Circuitos anestesicos

Son los encargados de llevar el anestésico desde la salida de gases frescos de la máquina hasta las vías respiratorias del paciente. Se clasifican en función de si permiten o no reinhalación.

Circuitos abiertos: No permiten reinhalación. No tienen absorbente de CO2 ni balón reservorio.

Θ Goteo: Se trata de depositar anestésico líquido sobre un sistema de filtro que se coloca sobre las fosas nasales del paciente. Un ejemplo son las mascarillas de éter.

Θ Cámara anestésica: Es una caja, generalmente transparente y que tiene una entrada de gases frescos y una salida de gases residuales. Necesita muy altos flujos y estresa mucho al animal. Se usa en animales pequeños y en animales exóticos.

Θ Insuflación: Se trata de llevar los gases anestésicos hasta el animal mediante una mascarilla  o mediante un cateter intratraqueal o intranasal. Se necesitan muy altos flujos de gas y sólo se deben usar en animales debilitados puesto que estresan mucho.

Circuitos semicerrados sin absorbente de CO2: No tienen cal sodada, por lo que para evitar la recirculación se necesitan altos flujos de gases frescos. Hay algunos que tienen balón reservorio.

Θ Sistema T de Ayre: Es el más usado en veterinaria. Los gases frescos entrar por una pieza en forma de T que está muy próxima a la boca del paciente. Tiene muy poca resistencia y el espacio muerto es mínimo, por lo que se puede usar en animales muy pequeños. Necesita un flujo de 2-3 veces el volumen minuto.

Θ Sistema de Bain: Los gases frescos entran lejos del paciente por un tubo que va por dentro del tubo espiratorio. De esta manera, el gas espirado calienta el gas que llega al paciente. Hay balón reservorio. Se usa en animales de 5 a 10 kg. Necesita flujos de 1,5 a 2 veces el volumen minuto.

Θ Sistema Lack: Es una modificacion del anterior, en el que es el tubo respiratorio el que va por dentro del tubo inspiratorio. De esta forma ofrece una menor resistencia. Se usa en animales de 7 a 10 kg.

Θ Sistema Magill: Existe una válvula de espiración cerca del paciente, y un balon reservorio lejos del mismo, junto a la entrada de gases frescos. La válvula se abre al final de la expiracion, dejando salir parte del gas espirando el ambiente, el resto recircula y es expulsado por los gases frescos. Se usa en animales de 5 a 15 kg.

Sistemas cerrados y semicerrados con absorbente: Son los únicos que permiten una verdadera recirculación y aprovechamiento de los gases espirados, pero para ello deben tener un canister de cal sodada.

Θ Sistema “to and fro” o de vaivén: Se caracteriza por tener la cal sodada muy cerca de la boca del paciente, al igual que la entrada y la salida de gases. No es muy utilizado en España por la posibilidad de inhalar partículas de la cal sodada durante la respiración y porque la cal sodada se calienta mucho al poco tiempo de iniciar la anestesia.

Θ Sistema circular: El circuito más usado en veteriana junto con la T Ayre. Se caracteriza por tener una rama inspiratoria y otra espiratoria, cada una con una válvula unidireccional y unidas en una pieza en Y que se sitúa cerca de la boca del paciente. Son circuitos muy económicos y permiten anestesiar multitud de animales con solo adecuar el diámetro y la longitud de los tubos corrugados al peso del paciente. Dependiendo del vaporizador se diferencian dos.

Sistemas VIC: Vaporizador dentro del circuito o sistema Komessarov, en los que la respiración regula la cantidad de anestésico que se volatiliza y los vaporizadores no son de precisión.

Sistemas VOC: Vaporizador fuera del circuito, en los que los vaporizadores son de precisión y la vaporización es continua e independiente de la respiración.

Son la conexión final entre la máquina de anestesia / circuitos y las vías respiratorias del paciente.

Tubos endotraqueales: Suelen ser de caucho o de sillicona y pueden llevar o no una espiral metálica en su interior para evitar que se colapse (muy util punciones de cisterna magna). En su extremo distal pueden tener o no un agujero de Murphy (agujero lateral que evita el taponamiento total del tubo) y manguito de pneumotaponamiento (manguito inflable que evita que los gases anestesicos se escapen entre la tráquea y el tubo)

Se colocan mediante la maniobra de la intubación, que es sencilla en los animales domésticos. Se debe de realizar siempre en un animal previamente anestesiado para evitar el reflejo tusígeno y el posible colapso que se puede producir por excesiva irritación de la tráquea. En los gatos, se debe tener la preocupación de irrigar previamente la mucosa laríngea con anestésico local ya que ésta es muy sensible y su estimulación puede provocar el cierre de la glotis. Para la intubación se puede usar el laringoscopio, que nos ayudará en la visualizacion de la glotis y la depresion de la lengua. El tubo endotraqueal se debe hacer pasar suavemente entre los cartilagos aritenoides, y una vez colocado se debe hinchar el manguito de pneumo-taponamiento para evitar fugas de gases. Importante la sujección del tubo al hocico del animal para evitar que éste se desplace y se salga de su lugar, lo que provocaría que el animal se despertarse al no inhalar los gases anestésicos.

Mascarillas: Tienen forma de tubo, y a ser posible se deben de adaptar lo más posible al hocico del animal. Generalmente se usan sólo para la inducción y pacientes muy deprimidos, ya que provocan mucho estrés en el animal.

Cámara anestésica: Es un recinto cerrado donde insuflamos el anestésico, enriquecido el medio con una entrada de oxigeno adicional. Normalmente suelen tener unas dimensiones reducidas, por lo que su uso se limita a animales de talla pequeña. Colocaremos la cámara sobre el paciente y la conectaremos a la salida de gases frescos de la máquina anestésica. Hay riesgo de hipertermia. No tenemos acceso directo al paciente y debemos sacarlo de la cámara para explorarlo. Es un sistema muy contaminante, ya que cuando retiremos la cámara respiraremos los gases.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: