Bull Terrier

Historia: Ya desde la Edad Media los ancestros del Bull Terrier eran utilizados en peleas de perros contra toros. En el siglo XIX se puso de moda que los perros lucharan entre sí y contra todo tipo de animales salvajes o domésticos (tejones, osos, asnos, caballos, monos e incluso leones). Los perros que se usaban en estas peleas descendían de cruces entre Bulldogs y diferentes Terriers. En 1835 se prohibieron los combates a pesar de que seguían en la ilegalidad. Por esos años ya se empezaba a diferenciar lo que en 1860 se conocería como Bull Terrier.

En la actualidad es un animal de lo más familiar que se caracteriza por ser un divertido compañero de juegos para los más pequeños, aunque no siempre fue así. Este perro de cabeza en forma de huevo fue, en un pasado no tan lejano, utilizado en África como perro policía y como perro de caza mayor por ser resistente a los climas tropicales.

Características: El estándar del Bull Terrier Club en Inglaterra, el adi más antiguo de la raza y originario de la misma, plantea que el atigrado es el color deseado, dada la importancia que el color al momento de incluirse estos primeros ejemplares, ya que ayudaron a corregir problemas de sordera y refrescar el pool genético de la raza, por lo tanto esta recomendación aún se mantiene incluida en el estándar de la raza.

Las características típicas son la forma ovalada de su cabeza, que de perfil se curva hacia abajo desde la parte superior del cráneo hasta el extremo del hocico. La frente es plana de oreja a oreja, de frente la cabeza tiene la forma de un huevo. Y los ojos en forma triangular.

No existen límites de peso o estatura, pero el ejemplar debe dar una impresión de máxima solidez en relación con sus rasgos distintivos y sexo, pero pueden alcanzar los 35 kg.

Comportamiento: Estos perros son extremadamente valientes y combativos. Además son muy leales, activos y apegados a sus dueños.

El estándar de la raza los describe como: «De carácter equilibrado, debe aprender a obedecer las órdenes. Aunque obstinado debe ser gentil con las personas… con una expresión de determinación e inteligencia, lleno de valor pero a su vez debe ser dulce…».

Su fuerza física es comparable a su inteligencia, y tanto su cuerpo como su mente deben mantenerse activos. Necesitan tiempo para correr y hacer ejercicio. No son perros indicados para principiantes, ya que requieren mucho tiempo para ser adiestrados. Son perros que gustan de la compañía, así que no es buena idea dejarlos solos durante mucho tiempo, dado que con sus potentes mandíbulas junto con el estrés y la depresión que llegan a tener en soledad pueden llevarlos a ocasionar muchos daños en la vivienda. Es un excelente perro de compañía.

Los altos niveles de testosterona de los bull terrier machos no son necesariamente un problema de salud, pero sí pueden constituir un problema de convivencia, ya que aumentan la territorialidad de estos perros. Si no se piensa criar, es recomendable castrar a los machos. De manera análoga, es recomendable esterilizar a las hembras que no vayan a reproducir.

Comportamiento con niños: Es un perro muy cariñoso y que adora a los niños. Muy juguetón y con mucha resistencia para los juegos “inocentes” de los más pequeños pues es él el primero que es muy tosco y juega y se tira y rueda y corre con todo su peso corporal, por eso puede ser un gran compañero de juegos.

Cuidados: El pelo es fácil de mantener, por lo que un cepillado frecuente puede tenerlo en condiciones casi perfectas. También puede ayudar añadir aceite en su alimentación.

Necesitan hacer bastante ejercicio, sin sobre-ejercitarlo en edad joven, ya que eso puede provocar problemas musculares y no alcanzar la estatura máxima. Además, la raza es conocida por ser muy glotona, por lo que debe dosificarse la comida y el ejercicio. Son excelentes perros guardianes y tienen el oído muy bien afinado.

Ya que el ejercicio es fundamental para esta raza. Los bull terrier necesitan hacer mucho mas que otras razas para quemar la enorme cantidad de energía que tienen. Si bien son perros que aprenden nuevas cosas con facilidad, resultan más difíciles de entrenar que otras razas de perros porque se distraen con la misma facilidad con la que aprenden.  Los estilos de adiestramiento canino en positivo dan mejores resultados.

Salud: Una encuesta de la raza en Reino Unido pone su esperanza de vida media a los 10 años y su promedio a los 9 años. Todos los cachorros deben ser revisados para detectar posible sordera —que se produce en el 20% de los perros de color blanco puro y el 1,3% de los perros de color. Muchos bull terrier tienen una tendencia a desarrollar alergias de la piel.

Las picaduras de insectos, tales como pulgas, y algunas veces mosquitos y ácaros, pueden producir una reacción alérgica generalizada de urticaria, erupción y prurito o dermatitis aguda. Este problema puede evitarse si se mantiene el perro libre de contacto con estos insectos.

También pueden sufrir comportamientos compulsivos como perseguirse el rabo dándose vueltas,no se debe dejar que hagan esto, hace que se vuelven bobos y distraidos auto mutilarse, saltar, morderse el muslo.

El BULL TERRIER es susceptible a enfermedades como estas:

SORDERA. Aproximadamente 18% de perros bull terrier puede nacer con problemas auditivos, sobre todo a los ejemplares blancos. Al bull terrier se le debe administrar el examen BAER a las cinco semanas de edad. En caso de ser sordera unilateral, el perro puede vivir una vida normal.

LUXACIÓN DE LA ROTULA. Es el causante de molestias y dolor en muchas razas de perros. El can puede tener sensibilidad en la rodilla o cojear. En muchos casos, la cirugía es la única opción.

PROBLEMAS RENALES. Una vez el perro tiene problemas del riñón, se puede hacer muy poco por él. Sin embargo, una dieta especial, según las indicaciones del veterinario, podría prolongar su vida. Existe el examen UPC que puede pronosticar las probabilidades de que se enferme en el futuro.

PROBLEMAS DEL CORAZON. Lo indicado es que veterinario cardiólogo examine al bull terrier para detectar cualquier anormalidad.

PROBLEMAS CUTANEOS. Los bull terrier pueden padecer de problemas de piel, tales como alergias, las cuales ocasionan picazón, incomodidad y alopecia.

Bull Terrier miniatura: No deben permanecer solos durante largos períodos de tiempo, podrían romper, masticar y morder todo lo que se encuentre. Necesitan  atención, amor y pasar tiempo en familia.

Se pueden adaptar fácilmente a vivir en un apartamento, siempre y cuando se les de un buen paseo diario. Un Bullie se debe mantener siempre con una correa ya que les encanta perseguir a animales pequeños.

Un ejemplar sano puede vivir hasta 12 años. Los problemas de salud comunes incluyen defectos cardíacos y problemas oculares. También tienden a ganar peso si son sobrealimentados. En lugar de comidas grandes, trata de servir porciones pequeñas durante el día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: