Basset hound

Los Basset Hound son de origen inglés del reino unido (de ahí su nombre, «Basset», que significa «pequeño» o «enano» en francés, y del inglés «hound», que significa «sabueso», así su nombre tiende a ser «sabueso enano») de casta noble y descendientes directos del sabueso de San Huberto. Huberto, fue un noble aficionado a la caza, que se convirtió a la fe cristiana; se le canonizó convirtiéndolo en el patrón de los cazadores. El Basset Hound fue desarrollado a partir de ejemplares de estos sabuesos de cuerpo poderoso, algo lentos y de patas cortas y también del Basset artesiano de Normanda.

En 1595, Shakespeare en El sueño de una noche de verano parece referirse al Basset Hound cuando escribe: “mis perros sabuesos de papada grande y color arena, con una cabeza de orejas caídas que cogen el rocío de la mañana, sus rodillas torcidas y sus vientres rasantes, lentos cuando rastrean pero con unas voces profundas como campanas”.

Aspecto: Estos perros miden alrededor de 33 a 38 cm (en la cruz), tienen el pelo corto, aunque generalmente son tricolores (negro, miel y blanco), también es frecuentemente encontrar ejemplares bicolores.No son tampoco extraños los ejemplares blancos con manchas rojas o con patas color rojo.

Tienen las oreja muy largas (hasta el pecho), cuello también largo piel floja y arrugas alrededor de su cabeza, esto causa que tenga una mirada permanentemente triste. Su cola es larga, erecta y con una curva.

Comportamiento: Es una raza que se adapta bien a la mayoría de hogares. Quiere complacer a las personas a las que quiere y estar con ellos todo el tiempo posible, y crece estando con la gente a la que considera afín. Su nivel de tolerancia es extremadamente alto, lo que le convierte en un compañero ideal para los niños. Se lleva bien con otros perros y tolera a los gatos. Puede ser un buen perro de vigilancia debido a su ladrido grave y sonoro, que sirve como alarma a su familia además de ahuyentar a un intruso no deseado.

Pueden ser adiestrados, pero nunca llegarán a ser trabajadores con la precisión de un Dobermann o un Shetland Sheepdog. Su filosofía es cuando usted le llama es la de responder «Sí, en un minuto» y continuar con lo que está haciendo. Como le gusta complacer, aprende las cosas que le hacen feliz a usted y se esforzará por mantener este estado cosas. Será tan obediente como sea necesario para que le tenga usted en buena consideración aunque, pensará en algunos trucos innovadores para mantenerle a usted entretenido y riendo. La vida con él es siempre divertida.

Es fácil de mantener y sólo necesita una dieta estándar de uno de los alimentos de calidad para perros. De todas formas, una advertencia: los Basset Hound tienden a engordar debido a que sus amos no pueden resistir la mirada tristona de sus perros cada vez que abren la puerta de la alacena. Ningún perro crece bien con un exceso de peso, especialmente si se trata de una raza grande y con un dorso largo.

El hermoso y corto pelaje necesita pocos cuidados y no muda en exceso si es atendido regularmente. Necesita un baño de tanto en cuanto y un acicalado, un cepillado y un peinado semanal para tener controlados a los pelos sueltos, y hace falta cortarle las uñas.

Su «música» es exactamente eso: música para algunos, aunque ruido para otros. Un Basset Hound que se encuentre solo aullará, y en algunos emplazamientos urbanos esto no será bueno para las relaciones entre vecinos.

 

Salud: El primer instinto será el de colocar su trufa sobre el suelo, olfatear y seguir el rastro allá donde le lleve. Así pues, se deben tomar medidas para asegurarse de que nunca corra peligro. Todos los perros que vivan en las ciudades deben disponer de un recinto vallado. No se puede esperar de ningún perro que permanezca dentro de los confines de su propiedad ni que esté seguro mientras corre suelto por el vecindario.

El pelo necesita cepillarse. Esta raza tiende a comer muy frecuentemente por lo que se debe cuidar su alimentación, para que no sufran de sobrepeso, aunque tampoco se les debe negar la comida porque también tienden a sufrir de gastritis (por lo menos dos comidas al día, una en la mañana y una en la tarde aunque no muy pesadas). Las largas orejas son muy propensas a infecciones, ya que todo el tiempo las llevan arrastrando, por lo que se deben limpiar frecuentemente, puede ser con un trapo húmedo o con un algodón con alcohol aunque superficialmente, y teniendo cuidado de que no caigan líquidos al interior del oído, al igual que su vientre y sus patas.

Para levantar un Basset hay que recordar que es largo y pesado y, por lo tanto, se ha de hacer con cuidado para que no sufra ningún daño. La forma más fácil de hacerlo es metiendo ambos brazos por medio de sus patas y levantándolo por el abdomen, de esta forma, la mascota no sufrirá.

Por otra parte, el baño debe hacerse cada dos semanas y habrá que controlar la aparición de las pulgas con preparados especiales.

Síntomas comunes de los problemas de espalda pueden ser la negativa a subir y bajar escaleras o a entrar en su coche y salir de él, que tiemble, se esconda, no tenga mucho apetito y, como caso extremo, adopte una postura como de jorobado o tenga una parálisis parcial o completa de las extremidades posteriores. Cualquiera de los síntomas requiere la inmediata atención por parte de un veterinario.

Los problemas de las plaquetas fueron descritos por vez primera en esta raza por J. W. Dodds en 1974 y se trata de un problema que conocemos con el nombre de enfermedad de von Willebrand. En el caso de los Basset Hound, este defecto provoca hemorragias en las membranas mucosas y unas hemorragias más graves tras padecer heridas o haber pasado por una operación quirúrgica. El estudio cuidadoso del pedigree y los análisis de sangre por parte de los criadores reputados han reducido la incidencia de esta enfermedad en los perros.

Tiene predisposición a padecer una enfermedad ocular conocida como glaucoma. Al igual que en el caso de la enfermedad de von Willebrand, se cree que el glaucoma es hereditario y si no es así, es ciertamente familiar.

La panosteítis también ha sido descrita en jóvenes de hasta dos años de edad y da como resultado lo que se conoce como cojera errante o pasajera. El diagnóstico definitivo se realiza con la toma de una placa de rayos X y se recomienda que sean examinadas por un radiólogo ya que los signos pueden ser mínimos y fáciles de pasar por alto.

La «enteritis del cubo de la basura» es un término común para describir a los perros que tienen el capricho de comer cosas que no son normales en su dieta, lo que da como resultado, por supuesto, alteraciones gastrointestinales. Los síntomas de estas molestias serán la falta de apetito, vómitos, diarrea u obstrucción intestinal.

Son susceptibles de padecer una torsión o dilatación gástrica. Los primeros indicios de este problema serán el aletargamiento, la falta de apetito y un abdomen duro y/o distendido. Este problema puede afectar a animales de cualquier edad y debería ser considerado como una verdadera emergencia que requerirá asistencia veterinaria inmediata o provocará una muerte rápida y dolorosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: