Basenji

El Basenji proviene de lo que hoy se conoce como República Democrática del Congo, aunque por toda África se pueden encontrar ejemplares muy similares. Se cree que en la época de los faraones este perro fue adorado y ostentó el título de perro sagrado. El primer ejemplar de esta raza se llevó a Inglaterra en 1895. En su tierra natal, se sigue utilizando como perro guardián o de caza, y en Europa y Estados Unidos únicamente como animal de compañía.

Características: Es de constitución ligera, osamenta fina y de patas altas. La cabeza va estrechándose hacia la nariz y tiene unas orejas puntiagudas, pequeñas y ligeramente encapuchadas. La cola se enrosca en bucle cerrado sobre la espalda. Tiene un pelaje corto, fino y suave y los colores que puede tener son negro y blanco; rojo y blanco; negro, fuego y blanco, o negro. Las patas, la caja torácica y la parte trasera de la cola son de color blanco. Su peso ronda los 10 kg y su altura 40 cm de alto.

Comportamiento: Siguiendo con las similitudes con los gatos, no sólo no ladra sino que también se lame como un felino y mantiene su pelo limpio. Este perro es travieso, intranquilo, testarudo y muy independiente, tanto es así, que si se muestra desobediente es por previa deliberación. Se pega mucho a su dueño y no soporta la indiferencia de éste.

 

Salud: Es conveniente educarlo con mano firme, ya que a veces se puede mostrar duro y arisco con unos dueños demasiado permisivos.
Al ser un perro tan limpio sería conveniente cepillarlo a diario con un guante de cerdas.

Al Basenji no se le conoce ninguna debilidad, aunque se tiene que evitar que coja frío pues no está acostumbrado a temperaturas bajas.

Las hembras tienen el celo una sola vez al año, y los cachorros (cinco o seis por camada) nacen por lo general en noviembre o diciembre, en una época en la que son más vulnerables.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: