Articulaciones y disfunciones frecuentes

§ Estructuras articulares y disfunciones más frecuentes

Las articulaciones son uniones móviles entre los elementos cartalaginosos y óseos del esqueleto. Tienen la funcion de posibilitar los movimientos entre las distintas partes del esqueleto por medio de los músculos que hacen  palanca sobre ellas.

Las articulaciones se pueden clasificar, según su conformación

Fibrosas: Con tejido fibroso (con abundantes fibras colágenas y sin cavidad articular)

Cartilaginosas: La unión ósea se hace por cartílagos, y no poseen cavidad articular.

Sinoviales: Los huesos se mantienen juntos por la acción del tejido de una cápsula articular y por el trabajo de ligamentos.

Según su función

Sinartrosis: Son inmóviles

Anfiartrosis: Con movimientos limitados

Diartrosis: Con diversidad de movimientos.

Una articulación típica, como la de la cadera  es una articulación móvil formada por las superficies articulares, la cápsula articular y los ligamentos de refuerzo. Las superficies articulares son esféricas (cóncavas y convexas) y están revestidas por cartílago que impide su desgaste. El cartilago tiene una parte firmemente adherida al hueso y otra bañada por un líquido llamado sinovial que recubre la superficie interna de la articulación. A las superficies articulares y cartílagos los recubre una cápsula reforzada por ligamentos.

§ Enfermedad articular degenerativa. Osteoartritis

La osteoartritis canina resulta de la destrucción del cartílago que protege los huesos que forman la articulación. La enfermedad es, de hecho, el resultado de la inflamación en las articulaciones.

La OA puede tener un impacto severo en la calidad de vida ya que los perros afectados presentan cojera, dolor articular, inflamación y rigidez, que puede empeorar después de hacer ejercicio o, tras un periodo de inactividad.

Los principales signos radiológicos son: Efusión articular, osteofitos en los márgenes de las articulaciones y esclerosis del hueso subcondral. La OA es una enfermedad degenerativa y dinámica de progresión lenta, caracterizada por la degeneración progresiva del cartílago articular  y el subsiguiente estrechamiento del espacio articular. La OA es una enfermedad compleja que también afecta a las membranas sinoviales y al hueso subcondral.

En las articulaciones osteoartríticas se producen cambios patológicos en el cartílago articular (pérdida de proteoglicanos, fibrilación/erosión), hueso subcondral (congestión vascular, remodelación, esclerosis, osteofitos) y membrana sinovial (inflamación, fibrosis, y síntesis anormar del ácido hialurónico). Todas estas modificaciones vendrían mediadas, en parte, por procesos inflamatorios.

 

 

Es generalmente secundaria a trastornos musculoesqueléticos (displasia, inestabillidad articular con un componente genético) siendo el efecto mecánico sobre la articulación el agente causante. El sobrepeso y la edad aceleran su evolución. Todas las articulaciones pueden resultar afectadas. (cadera, hombro, codo, carpo)

 

Es importante considerarla como “enfermedad global de la articulación” (cartílago, hueso subcondral y cápsula sinovial) en vez de “enfermedad del cartílago” y tener en cuenta que aunque se la clasifica amenudo como una enfermedad no inflamatoria, hay estudios que indican que la inflamación desempeña un papel importante en la patogénesis de la enfermedadd, como se refleja en sus síntomas (efusión articular, rigidez articular, dolor)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: