Angora Turco

♣ Origen: El Angora Turco es un gato bastante desconocido. Aunque se piensa que es una de las razas felinas más antiguas, apenas hay un pequeño grupo de criadores en Europa. Quizá parezca una pena, pero también pudiera ser una ventaja: su rareza le ha permitido salvarse de las alteraciones sufridas por otras razas. Como su nombre indica, es originario de Ankara (Turquía), donde los ejemplares blancos de ojos dispares de esta raza, denominados Ankara kedi, son el símbolo tradicional de la pureza, considerados por el pueblo turco como su tesoro nacional.

Estuvo muy de moda en los círculos aristocráticos del siglo XVIII y por ello se consideraba como un regalo real. Rápidamente, conquistó el mundo entero y se extendió por numerosos países. Fue utilizado para crear las diferentes razas de pelo largo, especialmente el persa. Sin embargo, según cuenta la historia, luego fue olvidado y estuvo a punto de extinguirse durante la primer mitad del siglo XX, a tal punto que fue recuperado de unos pocos ejemplares que tenía el zoológico de Ankara mediante un programa de recuperación de la raza. Incluso la exportación de la raza llegó a ser castigada con la muerte para un turco o con la cárcel de por vida para un extranjero.

♣ Aspecto físico: Es un gato elegante y atlético, proporcionado y de tamaño pequeño a mediano cuyos ejemplares suelen pesar entre 3 y 5 kilogramos. El cuerpo es esbelto, largo, robusto y musculoso; las extremidades son finas y largas siendo las posteriores más altas que las anteriores y las almohadillas plantares pequeñas. La cola es delgada y larga caracterizada por una gran densidad de pelo. Suele estar baja con respecto al cuerpo, si bien cuando el animal se desplaza deprisa puede alcanzar la cabeza. Esta es de tamaño pequeño a mediano, de tipo triangular, con la nariz alargada y recta. Tiene orejas grandes puntiagudas y tiesas con mechones de pelos en su porción anterior. Los ojos son de tamaño mediano a grande y de forma ovalada. Los colores acompañan el pelaje, siendo el ámbar y el cobre el más común. En los gatos blancos puede encontrarse un ojo amarillo y otro azul. El perfil es recto, con una ligerísima curva. El mentón suavemente redondeado, cuyo extremo forma una línea perpendicular con la nariz.

El manto, que carece de pelaje interno, es largo, sedoso y extraordinariamente suave al tacto pudiendo formar un collar en el cuello en los machos adultos

♣ Comportamiento: Es un gato independiente y temperamental aunque se mostrará habitualmente  dócil y cariñoso. Se trata de un gato muy inteligente y juguetón, le encantará entretenerse con pequeñas pelotas. Con un poco de práctica, será capaz de devolvérnoslas si se las lanzamos, adoptando un comportamiento más propio de un perro.
Se adaptará bien a cualquier entorno siempre que disponga de total movimiento. Con los niños suelen comportarse muy pacientemente.

♣ Salud: No necesitará un cuidado demasiado exhaustivo, tan sólo cepillados esporádicos. Su larga cabellera nunca se apelmaza al no poseer pelusa lanosa.

El Angora Turco suele ser un gato sano y longevo. En los ejemplares blancos existe riesgo de sordera congénita, especialmente en los ejemplares de ojos dorados y dispares. Debido al largor de su pelaje, también se podrían presentar casos de tricobezoares (bolas de pelo en el aparato digestivo), fácilmente tratables con alguna solución a base de aceite de parafina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: