Rhodesian Ridgeback

 

Origen: Crestado rodesiano, comúnmente llamado por su nombre en inglés Rhodesian Ridgeback, hace referencia a una raza de perro de origen sudafricano musculosa, de gran porte, extremadamente ágil y veloz (puede alcanzar 65 km/h) principalmente usado para la caza, guarda y compañía.

Esta raza desciende de los perros cazadores de leones utilizados por los hotentores, una tribu nativa africana. Cuando los colonos europeos se establecieron en África, cruzaron estos perros con otros traídos de su continente, como diversos perros de rastro, mastines o dogos. El resultado fue una raza veloz, fuerte y resistente entusiasmada por encontrar a su presa y facilitar su captura.

Características: El estándar de la raza indica que los machos deben tener entre 63 y 69 cm a la altura de la cruz, pesando entre 36 y 41 kg, y las hembras un poco más pequeñas, de 61 a 66 cm de altura y un peso de entre 32 y 36,5 kg.

Su pelaje es corto, denso, liso y brillante, sin ser lanoso o sedoso. Las patas delanteras son rectas y fuertes, con buena osamenta y los codos bien pegados al cuerpo, lo que lo hace un animal sumamente resistente.

Es un perro de buena presencia, fuerte, musculoso, ágil y activo, de apariencia simétrica, equilibrada y bien balanceado. Un ejemplar adulto es un perro hermoso, bien plantado y atlético, capaz de recorrer grandes distancias con una velocidad adecuada.

Tiene, como característica, una cresta sobre su espina dorsal, formada por pelos que crecen en sentido contrario al resto del pelaje.

 

Comportamiento: Es leal e inteligente aunque algo distante con los extraños. Esto no se debe confundir con agresión, un Ridgeback con temperamento estable será más inclinado a ignorar, en lugar de desafíar a un extraño.

Esta raza requiere entrenamiento basado en refuerzo positivo-recompensa; la socialización temprana es necesaria así como la consistencia. A menudo no es la mejor opción para los dueños sin experiencia o primerizos. Los Ridgebacks son de carácter fuerte, y muchos de ellos parecen tener una predilección especial de hacer trastadas.

Son protectores de sus dueños y sus familias. Y si son bien entrenados, pueden ser excelentes perros de guardia, aunque este rasgo en particular no debe ser alentado. Al igual que cualquier perro, pueden llegar a ser agresivos si no se socializan correctamente. Son paciente con los niños, aunque por su tamaño y fuerza es conveniente que sean supervisados durante sus juegos. Es frecuente que se confunda su cresta con la idea de que el perro está erizado; esto suele dar lugar a malinterpretar su actitud.

 

Cuidados: Desde bien pequeño hay que enseñar al Rhodesian a respetar la autoridad y las normas. Es muy inteligente y siempre intentará salirse con la suya, hay que ponerle límites.
Es aconsejable dar al cachorro juguetes para morder y hacerlo dormir en un lugar tranquilo.
Es un perro que necesita hacer mucho ejercicio y que prefiere la vida del campo a la de ciudad.

Se debe bañar cada seis u ocho semanas, y hay que cuidarle las uñas.

Hay que cuidar sus ojos, orejas y dientes.

Por otro lado requiere de mucho ejercicio, por lo que no hay que descuidar sus paseos diarios y jugar con ellos. Son perros que no se adaptan a la vida en un departamento.

Salud: Posibles patologías de la raza; Displasia de cadera. Sinus Dermico espinal; Esta malformación congénita en la columna vertebral consiste en un orificio que comunica el tubo neuronal del sistema nervioso central y la piel. Sordera, displasia de codo.

Su vida media es de 10 a 12 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *